El Arco de Triunfo

Unas vistas excepcionales. Desde la terraza superior se puede contemplar una impresionante panorámica de París.

Inspirado en la Antigüedad. El arquitecto Jean-François Chalgrin se inspira en el arco romano de Titus con arco único, pero revisitándolo con unas dimensiones imponentes (50 m de altura, 45 m de longitud y 22 m de anchura) y por el abandono de las columnas.

El punto de encuentro de las grandes manifestaciones nacionales. Ansiado por Napoleón I ya en 1806, el Arco de Triunfo es inaugurado en 1836 por el rey Luis-Felipe en honor a los ejércitos de la Revolución y del Imperio. La tumba del soldado desconocido es inhumada a los pies del arco en 1921. La llama eterna se enciende todos los días a las 18:30.